8

¿Una oleada electoral en Estados Unidos?

WASHINGTON, DC – En momentos en que el mundo está hipnotizado por la carrera presidencial de Estados Unidos de este año, ha habido mucho menos atención hacia las elecciones de la Cámara de Representantes y el Senado, pero sus resultados podrían ser determinantes para los planes de la próxima presidencia.

A pesar de todo el poder que detenta un presidente, los 100 miembros del Senado tienen la última palabra sobre los tratados internacionales, así como las nominaciones y propuestas legislativas presidenciales. La Cámara de 425 miembros no tiene tanto poder como el Senado, pero si un  mismo partido controla la Casa Blanca, el Senado y la Cámara se podría superar gran parte del estancamiento que ha debilitado la gobernanza del país en los últimos años.

En las elecciones estadounidenses no se vota necesariamente por los candidatos de un mismo partido: los votantes pueden castigar a una formación (por lo general, la de gobierno), votando contra todos sus candidatos, apoyando por completo a un partido en particular, o dividiendo sus papeletas al votar por el candidato presidencial de uno y los candidatos al congreso de otro distinto.

El ritmo de los acontecimientos ha sido rápido desde que el Washington Post diera a conocer una grabación de hace 11 años en que el candidato presidencial republicano Donald Trump se jactaba de su agresividad sexual. Han mejorado las opciones de los demócratas de recuperar no sólo la mayoría en el Senado, sino también la de la Cámara.