22

¿Cómo explicar a Trump?

WASHINGTON, DC – Pase lo que pase con su candidatura (si obtiene o no la nominación por el Partido Republicano o incluso si es electo presidente) los estadounidenses y el resto del mundo estarán mucho tiempo preguntándose como fue que ocurrió el fenómeno Donald Trump (ya lo están haciendo).

Lo primero que hay que entender es que en Estados Unidos, los partidos políticos no deciden quién se presenta a elecciones. Son básicamente grupos de funcionarios que organizan el proceso de elegir el candidato presidencial del partido y trabajan para que este obtenga triunfos en las elecciones de noviembre.

Pero los candidatos en sí son independientes. Deciden por sí mismos si se presentarán a elecciones, según la confianza que tengan en poder ganar (y a veces, lo que digan las encuestas al respecto) y su capacidad de obtener los fondos necesarios.

Algunos se presentan por vanidad o por codicia. Incluso para un candidato perdedor, la publicidad que atrae la campaña puede significar el contrato para un libro, un trabajo en televisión o una carrera bien paga como conferenciante (e incluso las tres cosas a la vez). Trump se presentó por su renombre. Un constructor rico y famoso, que dio su apellido a toda clase de edificios, protagonista de un “reality show” que estuvo mucho tiempo en horario central: un imán para la cultura popular estadounidense. Sabía que con un sistema de partidos tan nebuloso como el de Estados Unidos, podía tomar él solo la decisión de competir para ser candidato del Partido Republicano, y que ninguna estructura partidaria podría detenerlo. (O al menos, es lo que espera, si llega a la convención de Cleveland de mitad de año sin delegados suficientes para asegurarse la nominación.)