56

¿Traerá Trump una bonanza económica?

CAMBRIDGE – ¿Será posible que tras años de hibernación, la economía estadounidense se despierte y tenga un regreso triunfal de aquí a un par de años? Si sumamos la firme decisión del gobierno republicano entrante de reflacionar una economía que ya está cerca del pleno empleo, la posibilidad de que las restricciones al comercio internacional prometidas empujen al alza los precios de bienes que hoy compiten con las importaciones, y un probable ataque a la independencia del banco central, es casi seguro que habrá más inflación (probablemente, superior al 3% en algunos momentos). Y puede ser que el crecimiento de la producción también nos dé una sorpresa y llegue tal vez al 4%, aunque sea transitoriamente.

¿Imposible, dice usted? Todo lo contrario.

La economía ya parece estar creciendo a un ritmo del 3% anual. Y hasta los más firmes oponentes de las políticas económicas del presidente electo Trump tendrán que admitir que son decididamente promercado (con la notable excepción de su postura en comercio internacional).

Pensemos en el tema de las regulaciones. La presidencia de Barack Obama trajo consigo un importante crecimiento de la regulación laboral y de la legislación medioambiental. Y eso sin contar la enorme sombra que el Obamacare proyecta sobre el sistema sanitario, que por sí solo equivale al 17% de la economía. No digo que derogar las normas de la era Obama mejorará el bienestar del estadounidense medio. Ni remotamente. Pero las empresas saltarán de la alegría. Tal vez tanto que se decidan a empezar en serio a invertir otra vez. El aumento de la confianza ya es palpable.