Michael B. Thomas/Getty Images

¿Cuánto importa Trump?

CAMBRIDGE – Estados Unidos nunca antes tuvo un presidente como Donald Trump, con su personalidad narcisista, lapso de atención breve y falta de experiencia en los asuntos internacionales, más inclinado al eslogan que a la estrategia en política exterior. Hubo presidentes, como Richard Nixon, con sesgos sociales e inseguridades personales similares, pero Nixon tenía una visión estratégica de la política exterior. Otros, como Lyndon Johnson, eran sumamente egoístas, pero tenían mucha habilidad política para trabajar con el Congreso y otros líderes.

¿Verán los historiadores del futuro la presidencia de Trump como una aberración transitoria o como un importante punto de inflexión respecto del lugar de Estados Unidos en el mundo? Los periodistas tienden a prestar demasiada atención a la personalidad de los líderes: les da buen material para escribir. En cambio, los teóricos sociales tienden a proponer teorías estructurales amplias que plantean el crecimiento económico y la ubicación geográfica como fuerzas que hacen que la historia parezca inevitable.

Hace tiempo escribí un libro en el que traté de poner a prueba el peso real de los líderes, mediante un análisis de puntos de inflexión importantes en el surgimiento de la “era americana” un siglo atrás, y especulé sobre lo que hubiera sucedido sustituyendo al presidente histórico por su contendiente más probable. Con otro presidente y las mismas fuerzas estructurales ¿se hubiera producido la era del liderazgo global estadounidense?

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/DbefRpS/es;

Handpicked to read next