La transformación de la educación científica

CHICAGO – En todo Occidente, los estándares en decadencia de la educación científica amenazan la prosperidad futura. Desde mediados del siglo XIX, la influencia y el crecimiento del Occidente han dependido de la innovación técnica y las hazañas científicas. Pero el Occidente se enfrenta ahora a una considerable competencia de las crecientes naciones de Asia, donde florece la educación en matemáticas y ciencias.

En general, la competencia en ciencia y tecnología es una bendición –mientras más avanzada sea una nación, será mejor cliente. Y la colaboración y los intercambios de personas favorecen la creación de empresas lucrativas y mejoran los niveles de vida. Pero hay que admitir que los decrecientes estándares de educación con el tiempo afectarán el crecimiento económico.

El Occidente, y en particular Estados Unidos, ya han vivido un momento de reconocimiento como éste cuando la URSS lanzó el Sputnik en 1957. El llamado "shock del Sputnik" convenció a Estados Unidos y a Occidente de la necesidad de una reforma radical de la educación científica, sobre todo en cuanto a la contratación, capacitación y retención de maestros.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ZiShzKe/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.