A vueltas con la democracia

La democracia está, supuestamente, en camino en el Oriente Medio, pero los dictadores árabes temen a la democracia, auténtica, con sus libertades civiles y elecciones competitivas, por lo que se inventan pócimas que protejan el status quo seleccionando fragmentos de los modelos políticos occidentales y añadiendo algunas interpretaciones religiosas para asegurarse una pátina de legitimidad islámica.

Arabia Saudita cuadra con esa descripción enteramente. Sus gobernantes –algunos de los más autocráticos del mundo- dicen que la democracia es incompatible con el islam, por lo que prefieren la expresión “gobierno participativo”.

Pero una mayoría de eruditos musulmanes, incluidos hombres tan eminentes como el Jeque de Al Azhar en El Cairo y el influyente Jeque Qaradawi, de Qatar, creen que el islam es compatible con la democracia, al menos tal como ellos la definen: respeto del Estado de derecho, igualdad entre los ciudadanos, distribución equitativa de la riqueza, justicia y libertad de expresión y reunión. Lo que sigue siendo discutible y polémico es el derecho de los ciudadanos a elegir a sus líderes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/58L7gE3/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.