Hacia una sociedad entre Asia y Europa

BERLIN – El ascenso de Asia como un actor económico y político ejemplifica de qué se trata exactamente la globalización. Para fines de la década, la economía de China será más grande que la de Alemania. Para 2040 tres de las cinco economías más grandes del mundo –China, India y Japón- estarán en Asia.

Ese es un aspecto del paisaje asiático. El otro aspecto es la persistente pobreza, la falta de desarrollo, la masiva degradación ambiental, una generalizada división entre las áreas rurales y urbanas, problemas demográficos y sistemas bancarios en dificultades. El panorama se ve aún más agravado por riesgos de seguridad como la proliferación de armas nucleares, el fundamentalismo y una gobernancia débil o endeble.

Los cambios arrolladores en curso en Asia no son sólo económicos; también han creado nuevas realidades políticas que no se pueden ignorar. Los países asiáticos hoy actúan con mucha más seguridad propia que en el pasado. Sus presupuestos militares se están expandiendo y existen rivalidades regionales. En consecuencia, junto con las enormes oportunidades implícitas en la globalización, también deben abordarse los riesgos políticos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/klhIbDZ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.