Para conseguir un Pacífico pacífico

MELBOURNE – El Pacífico occidental afronta actualmente un problema difícil: el de cómo dar cabida a las aspiraciones en aumento de China en una región en la que los Estados Unidos han ostentado la primacía desde el final de la Guerra Fría. ¿Están los EE.UU. decididos a mantener su predominio en la región de Asia y el Pacífico? ¿O están dispuestos a aceptar foros multilaterales que permitan a todas las partes interesadas contribuir al establecimiento de las normas? De cómo evolucione esa cuestión dependerá que la paz siga prevaleciendo o no en todo el Pacífico.

Resulta difícil no considerar el traslado de 2.500 infantes de Marina de los EE.UU. a Darwin (Australia), decisión anunciada por el Presidente Barack Obama en su reciente gira por Asia, un simple gesto simbólico, un recordatorio provocativo de que los EE.UU. están decididos a permanecer en la región. Sin embargo, su propósito no acaba de estar claro.

En toda la región de Asia y el Pacífico, se acoge con beneplácito el ascenso de China, pero siempre y cuando ésta acate las normas internacionalmente aceptadas. Naturalmente, esa máxima debe ser aplicable a todos, pero, si China no tiene voz y voto en la formulación de dichas normas, aumentarán inevitablemente las tensiones.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/P56Y6J3/es;