0

Tiempo de espera para el Euro

El 14 de septiembre, los votantes suecos decidirán si se unen o no al Euro. Actualmente, parece ser que la mayoría de los suecos votará por el no. Para los partidarios del Euro, esto es un misterio. ¿No es el Euro un éxito, como lo demuestra la creciente fortaleza de la moneda en relación con el dólar? ¿Por qué Suecia debería marginarse de esta historia exitosa?

Nadie dudó nunca de que el Euro ganaría aceptación como moneda (en la jerga de los economistas, que el Euro se convertiría en un importante "medio de intercambio", o incluso un buen "depósito de valor"). Pero las monedas no son fines en sí mismas; son medios para un crecimiento más potente y estable.

El desempeño económico es lo que debería servir de parámetro para juzgar si el Euro es "bueno" o "malo" (y sus instituciones asociadas, entre las que se cuentan un Banco Central Indepenndiente (BCE) que se centra en la inflación). Es decir, si conduce a un crecimiento más rápido y constante. Si se juzga en base a esos parámetros, lo mejor que se puede decir es que el jurado se abstiene, y lo peor que puede decirse es que el Euro ha reprobado su primer examen.

Desde la introducción del Euro hace cuatro años, el crecimiento en la Eurozona ha sido desilusionante, y las perspectivas inmediatas no son mucho mejores. No obstante, se suponía que el Euro aumentaría el crecimiento al bajar las tasas de interés y estimular la inversión. Si bien puede haberlo hecho en unos pocos países, no ha sido así en Europa en su conjunto.