0

Es tiempo de una Europa post-Estados Unidos

PARIS – Mientras Obama llega a Suecia para recoger su Premio Nobel, las celebraciones muestran una verdad terrible: la admiración de Europa por su ideal de presidente estadounidense no es mutua. Parece que Obama no le tiene mala voluntad a los europeos. No obstante, Obama ha aprendido rápidamente a verlos con una actitud que no pueden soportar -indiferencia.

Estamos entrando a un mundo post-estadounidense  –el mundo más allá del breve momento de dominación global de los Estados Unidos. La administración Obama entiende esto y ha respondido con lo que llama una “estrategia multilateral.” Ya sean los chinos para la economía global, o Rusia para el desarme nuclear, los Estados Unidos trabajarán ahora con cualquiera que pueda ayudarles a conseguir los resultados que quieren  –garantizando así que seguirán siendo la “nación indispensable.”

No se busca rechazar o excluir a los europeos. Los estadounidenses entienden que Europa, como otro repositorio importante de la legitimidad democrática, la riqueza y el poder militar, tiene un gran potencial como socio. Obama lo explicó durante su primer viaje a Europa como presidente, en la cumbre de la OTAN en abril. Sin embargo, si Europa no puede responder, Obama buscará en otro lado los socios que necesita, sin las restricciones que suponen las peticiones ansiosas de Europa de una “relación especial” o de una “comunidad atlántica de valores.”

El enfoque de Obama es abiertamente pragmático como él lo reconoce. Su observación de que la relación entre su país y China definirá el siglo XXI no fue una declaración de preferencia sino un reconocimiento de la realidad.