Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

buruma148_TEDALJIBEAFPGettyImages_peopletakingpictureswaxdeng Ted Aljibe/AFP/Getty Images

La victoria de Deng Xiaoping

NUEVA YORK – El masivo movimiento de protesta que estalló en China en la primavera de 1989, centrado (pero no confinado) en la Plaza Tiananmen de Beijing, parece haber sido una revuelta anticomunista fracasada. Mientras se desarrollaba la brutal represión de los días 3 y 4 de junio y después, Europa central ganaba libertades políticas; primero en Polonia y Hungría, y luego en Alemania Oriental, Checoslovaquia, Bulgaria y (en forma violenta y bastante antidemocrática) en Rumania. Menos de dos años después, tras la súbita apertura de las reformas de Mikhail Gorbachev, la Unión Soviética colapsaba.

Estas revoluciones democráticas siguieron a otras revueltas que unos años antes habían exigido “poder para el pueblo” en el noreste y sudeste de Asia. Fueron tiempos felices para estar vivo. Francis Fukuyama no era el único estadounidense que creía que la democracia liberal había triunfado para siempre. No había alternativa a lo que en todas partes se veía como la simbiosis natural entre el capitalismo y la sociedad abierta. Sólo podían existir juntos. En cuanto las clases medias tuvieran libertad económica, inevitablemente seguiría la democracia auténtica.

Había en aquel momento tal sensación de triunfo liberal post Guerra Fría que muchos países occidentales, especialmente Estados Unidos, consideraron que ya no era necesaria mucha regulación estatal que contuviera los espíritus animales de la libre empresa. Y diversos evangelistas del neoliberalismo llevaron ese mismo mensaje a la Europa poscomunista.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/6X566m0es;
  1. skidelsky147_Christoph Soederpicture alliance via Getty Images_policechristmasmarketgermany Christoph Soeder/picture alliance via Getty Images

    The Terrorism Paradox

    Robert Skidelsky

    As the number of deaths from terrorism in Western Europe declines, public alarm about terrorist attacks grows. But citizens should stay calm and not give governments the tools they increasingly demand to win the “battle” against terrorism, crime, or any other technically avoidable misfortune that life throws up.

    1