58

Los tres Trumps

NUEVA YORK – Hacía mucho que un cambio de gobierno no atraía tanta atención ni generaba tantas especulaciones como el ascenso de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos. Para comprender el significado de este cambio y lo que presagia, hay que desenmarañar tres misterios, porque hay tres versiones de Trump.

El primer Trump es el amigo del presidente ruso Vladimir Putin. El entusiasmo que siente Trump por Putin es la parte más coherente de su retórica; un fervor que se destaca en medio de una cosmovisión que considera a Estados Unidos víctima de potencias extranjeras (China, México, Irán, la Unión Europea).

Hay quien piensa que Trump es un ingenuo que admira a hombres fuertes como Putin; otros, que es una herramienta de la inteligencia rusa desde hace mucho tiempo. En todo caso es casi seguro que hay una historia no revelada, una que podría destruir al gobierno de Trump, si se llegan a confirmar ciertos rumores escabrosos. Ya sabemos que algunas fechas y detalles clave del tristemente célebre “dossier” sobre las relaciones de Trump con Putin, compilado por un ex oficial de la inteligencia británica, fueron verificados.

Hay cada vez más evidencia circunstancial que indica que Trump recibe apoyo económico ruso hace décadas. Es posible que oligarcas rusos hayan salvado a Trump de la bancarrota, y se dice que uno de ellos viajó a varios de los lugares que visitó Trump durante la campaña, tal vez cumpliendo la función de intermediario con el Kremlin. Y muchos altos miembros del equipo de Trump (entre ellos el primer jefe de campaña, Paul Manafort; el recién eyectado asesor de seguridad nacional, Michael Flynn; el ex director ejecutivo de ExxonMobil y ahora secretario de Estado, Rex Tillerson; y el magnate de las finanzas y secretario de comercio, Wilbur Ross) tienen tratos comerciales significativos con Rusia o con oligarcas rusos.