0

La Copa del Mundo y las mujeres africanas

NAIROBI – Cuando nací, hace 25 años, habría sido extraño –incluso tabú– encontrar mujeres africanas hablando de fútbol. Ahora es precisamente eso lo que hacemos yo y mis amigas.

Crecí en Kenia, donde mis compatriotas siguen fielmente a la Liga de Primera División  Inglesa, quizás debido a nuestro vínculo colonial con Inglaterra. Los keniatas tienen tanta pasión por la Liga que el año pasado un fanático de Arsenal, Suleiman Omondi, se ahorcó después de que su equipo perdiera ante Manchested United. Este año, otro fanático de Arsenal apuñaló en el abdomen a uno del Manchester United en la ciudad costera de Lamu.

A las keniatas les encanta el fútbol también. Soy fanática del Chelsea, como la mayoría de mis amigas. Pocas veces discrepamos. Nos consolamos las unas a las otras cuando nuestro equipo pierde y nos inquietamos cuando le toca jugar contra clubes grandes, como cuando debió enfrentarse al Liverpool, el único contendor de peso que se interponía entre el Chelsea y el título inglés. Afortunadamente, ganó.

Sin embargo, a medida que se juegan los partidos del Mundial, mis amigas han comenzado a estar en desacuerdo y discutir. Aunque no nos golpeamos como los hombres, somos igual de apasionadas, especialmente porque el torneo más famoso del mundo se juega en nuestro continente. Parece algunas veces que nos pasamos más tiempo hablando de fútbol que de chicos.