0

¿Occidente contra todos?

Los atentados en Madrid han hecho que los europeos sientan el flagelo del terrorismo en carne propia. El 11 de marzo se ha convertido en la versión europea del 11 de septiembre en Estados Unidos. Sin embargo, Estados Unidos y Europa a menudo no ven al mundo a través del mismo cristal: la respuesta española a los ataques terroristas -una amenaza común a todas las democracias-fue llevar al poder a un gobierno que prometió acabar con la política pro EU en Irak. ¿Significa eso que Europa y los EU tienen visiones dramáticamente distintas?

Parte del aparente desacuerdo en política exterior surge de un malentendido sobre lo que "Europa" es realmente. El proyecto europeo es una respuesta realista a la globalización y sus retos. Se creó con el fin de generar "solidarités de fait", promover la estabilidad política y consolidar la democracia y el modelo social europeo. Ya que se han alcanzado esas metas, ahora Europa quiere hacer una contribución positiva a los acontecimientos mundiales.

Esto no es una nostalgia por glorias pasadas. Actualmente existe un nivel de solidaridad sin precedentes en Europa, como quedó de manifiesto con el duelo colectivo y las condolencias hacia España. Debemos construir con ese enorme potencial como base para crear una lógica de solidaridad en el mundo.

Los EU, también víctimas de un horrendo ataque, sienten que deben actuar en el mundo, pero no para promover un modelo similar de cooperación. Más bien, al defender sus valores y su seguridad, los estadounidenses buscan defender al mundo, sobre todo al mundo occidental, de las nuevas y oscuras amenazas. El idealismo mesiánico que liberó a Europa del nazismo y protegió a Europa occidental del comunismo, en la actualidad está enfocado hacia otros enemigos.