0

La salida de Iraq

Por fin se ha llegado al punto en que en Iraq tode el mundo ostensiblemente quiere lo mismo: la salida del país de las fuerzas de la coalición. La reciente filtración de un documento del Ministerio de Defensa británico sobre el retiro de las tropas pone de relieve ese deseo. La única pregunta es cómo satisfacerlo.

Mientras las fuerzas de la Coalición sigan ahí, es probable que la violencia aumente. Pero si salen, también aumentará, pero más rápido. Así, la verdadera pregunta es cómo alcanzar el punto donde Iraq cuente con una policía y un ejército a los que se pueda confiar el mantenimiento de la ley y también del orden.

Se debe avanzar mucho para siquiera acercarse. A pesar del valor de los muchos iraquíes que ingresan al ejército o a la policía, no debe sorprender que algunos puedan tener motivos que no sean tan puros. En el norte de Iraq se están saldando viejas cuentas y se ha introducido una segregación étnica de facto en zonas como Irbil que tradicionalmente eran diversas. En otras áreas se ha introducido por la fuerza la ley de la sharia.

Entonces, ¿cómo puede Iraq crear servicios uniformados a los que se pueda confiar la aplicación de la ley de manera eficiente e imparcial sin consideraciones étnicas, religiosas o de género? La respuesta tradicional es reclutar, entrenar e inculcar los "valores correctos". Pero no hay tiempo suficiente para eso. Se necesitan otros métodos.