Las guerras de austeridad

LONDRES – Cada vez soy menos optimista sobre las perspectivas de una rápida recuperación de la recesión global. La expansión fiscal coordinada (5 billones de dólares) de los principales gobiernos del mundo detuvo la caída, pero no produjo una mejoría saludable. Una reciente portada del semanario The Economist resume el sentimiento de frustración actual en el título de su portada: “Grow, dammit, grow.”(¡Maldita sea! crece).

Hay dos motivos para el pesimismo. El primero es el retiro prematuro de las medidas de “estímulo” que acordó el G-20 en abril de 2009 en Londres. Ahora, todos los países principales están dedicados a reducir sus déficits presupuestales.

El segundo motivo es que no se ha hecho nada para abordar el problema de los desequilibrios de cuenta corriente. En efecto, los comentarios que se escuchan actualmente sobre guerras de divisas que conducen a guerras comerciales recuerdan la desastrosa experiencia de los años treinta.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Izx26b4/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.