0

La guerra contra las mujeres iraquíes

BAGDAD – Las organizaciones de mujeres iraquíes y los observadores internacionales señalan una guerra en aumento contra las mujeres en Irak, favorecida por el caos y la anarquía generalizados bajo la ocupación estadounidense. Sumada a la violencia perpetrada por las tropas estadounidenses dentro y fuera de las prisiones, las mujeres en Irak enfrentan diariamente la violencia de los militantes bajo la apariencia de la religión y la “liberación”.

En la segunda ciudad más importante de Irak, Basora, un baluarte de grupos conservadores chiítas, alrededor de 133 mujeres fueron asesinadas el año pasado por violar las “enseñanzas islámicas” y en llamados “asesinatos por honor”, según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. Los métodos son la evidencia brutal de una reacción violenta de fuerzas tribales que anteriormente estaban sometidas y que fueron desatadas por la ocupación: mujeres estranguladas y decapitadas, con las manos, brazos y piernas amputados.

Ahora que las fuerzas estadounidenses en Irak están financiando tanto a líderes tribales sunitas como chiítas en un esfuerzo por estabilizar el país, las condiciones para las mujeres se vuelven más mortales cada día. Los líderes islamistas impusieron nuevas restricciones a las mujeres, entre ellas la prohibición de trabajar y la interdicción de viajar sin un muhram (guardián masculino) y sin el velo obligatorio.

Según la Organización para la Libertad de las Mujeres en Irak (OWFI, tal su sigla en inglés), formada en Bagdad en 2003, las mujeres son acosadas si aparecen en las calles de la mayoría de las ciudades, instituciones educativas y lugares de trabajo de Irak. Ahora existen incluso “zonas libres de mujeres” en algunas ciudades del sur controladas por partidos y líderes tribales islamistas.