0

Las Funciones de la Corrupción en China

Una vez, cuando un burócrata de Beijing llegó a la provincia de Sichuan, sus subordinados lo instruyeron acerca de los estándares locales de soborno. Le dijeron qué tan seguido podía estar "enfermo" y qué tan seguido podía aceptar invitaciones a inauguraciones, ocasiones ambas en las que podía aceptar "regalos" sin temor de ser acusado de corrupción, siempre y cuando fuera políticamente leal e hiciera un buen trabajo. El valor de esos regalos podía alcanzar $10,000 al año, mucho más que su salario.