China y el sueño americano

PARÍS – Dentro de algunos años China puede convertirse en la principal potencia económica del mundo, y la importancia estratégica de los Estados Unidos puede estar decayendo (es verdad que hoy nadie habla de los Estados Unidos como la “hiperpotencia” mundial). Sin embargo, los Estados Unidos siguen haciendo soñar a las personas, y su influencia emocional en el mundo sigue siendo única.

En este sentido, la semana pasada se lograron dos victorias: no solo la de Barack Obama sobre el contrincante republicano, Mitt Romney, en las elecciones presidenciales, sino también la del sistema democrático de los Estados Unidos sobre el autoritarismo de un solo partido de China. En unas cuantas oraciones de su discurso de victoria –durante un instante mágico– Obama celebró “el misterio de la democracia” de una forma muy concreta pero también un tanto religiosa.

Obama encontró las palabras adecuadas para rendir tributo a la multitud de ciudadanos anónimos que fueron de puerta en puerta a convencer a sus compatriotas estadounidenses de votar por sus candidatos favoritos. Obama describía la democracia ideal, la más noble, como debería ser pero no siempre es el caso: mujeres y hombres que se movilizan libremente y que quieren y pueden cambiar el curso de su destino.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/N4tjIDB/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.