0

La irrealidad del ciclo económico “real”

LONDRES – Hace poco, al testificar ante un comité del Congreso de Estados Unidos, el ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, dijo que el reciente colapso financiero había destrozado su “estructura intelectual”. Me interesaría mucho entender qué quiso decir.

Puesto que no he tenido la oportunidad de hablar con él, tengo que recurrir a sus memorias, La era de las turbulencias , para encontrar indicios. Pero ese libro se publicó en 2007 –es de suponer, antes de que su estructura intelectual se viniera abajo.

En sus memorias, Greenspan reveló que su economista favorito era Joseph Schumpeter, el inventor del concepto de la “destrucción creativa”. En el resumen que Greenspan hace del pensamiento de Schumpeter, una “economía de mercado se revitalizará incesantemente desde dentro mediante la eliminación de las empresas viejas y en malas condiciones y la reasignación de los recursos a compañías nuevas y más productivas”. Greenspan había visto cómo “este patrón de progreso y obsolescencia se repite una y otra vez”.

Según Schumpeter, el capitalismo hacía avanzar la condición humana mediante una “tormenta perenne de destrucción creativa”, que él comparaba con un proceso darwiniano de selección natural para asegurar la “supervivencia del más fuerte”. En palabras de Greenspan, la legislación del New Deal de Franklin Roosevelt “limó las asperezas” de la destrucción creativa, pero tras la ola de desregulación de los años setenta, Estados Unidos recuperó gran parte de su espíritu empresarial de tomar riesgos. Como señala Greenspan, “la idea de destrucción creativa de Schumpeter finalmente obtuvo una amplia aceptación” con el auge de las empresas punto-com en los años noventa.