Las dos comunides de Europa

Europa se encuentra en una encrucijada paradójica. Mientras que la armonización legal y la formulación de una constitución demuestran una integración más profunda, las instituciones europeas no han logrado generar lo que toda comunidad política necesita a fin de sobrevivir y prosperar: un sentimiento de pertenenecia.

Mientras eso siga así, la integración no podrá tener éxito. Puesto en términos simples, si la Unión Europea quiere superar el provincianismo nacional y adoptar una meta compartida y que le dé cohesión, tendrá que abandonar la retórica de los contadores y expresarse en un lenguaje que incluya lo bueno y lo malo, lo hermoso y lo feo, lo correcto y lo incorrecto.

Esto no sucederá automáticamente o de la noche a la mañana. Los valores y los lazos comunitarios evolucionan a partir de una larga acumulación de experiencias, con entendidos mitológicos e históricos que les dan la apariencia de haber evolucionado orgánicamente. No hay nada comparable en la integración de la UE, que parece mucho más una elección voluntaria a cargo de un pequeño grupo de notables. Así, es difícil imaginar que este camino pueda conducir a la identidad colectiva e individual que la unificación europea requiere.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/uuUFXXH/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.