El efecto tsunami

La extraordinaria respuesta internacional a los tsunamis que devastaron el sur de Asia es un fenómeno político excepcional. Aunque todavía es muy pronto para predecir todos los efectos, algunas consecuencias positivas ya se han hecho evidentes, al igual que otras preocupantes y algunas cuyo impacto se desarrollará con el tiempo.

Una consecuencia útil es que los bajos niveles de asistencia de los países ricos hacia los menos afortunados han recibido mayor atención. Claramente el comentario de Jan Egeland, el funcionario de las Naciones Unidas encargado de la asistencia humanitaria, de que los países occidentales eran tacaños se hizo sentir, sobre todo en los Estados Unidos. En ese momento, la administración Bush apenas había prometido una miserable asistencia de 35 millones de dólares.

Si bien condenó el comentario de Egeland, Bush rápidamente multiplicó diez veces la ayuda prometida. Además, reclutó a los ex presidentes George Bush y Bill Clinton para que encabezaran un esfuerzo de recaudación de fondos privados.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/CvdNvah/es;