El efecto tsunami

La extraordinaria respuesta internacional a los tsunamis que devastaron el sur de Asia es un fenómeno político excepcional. Aunque todavía es muy pronto para predecir todos los efectos, algunas consecuencias positivas ya se han hecho evidentes, al igual que otras preocupantes y algunas cuyo impacto se desarrollará con el tiempo.

Una consecuencia útil es que los bajos niveles de asistencia de los países ricos hacia los menos afortunados han recibido mayor atención. Claramente el comentario de Jan Egeland, el funcionario de las Naciones Unidas encargado de la asistencia humanitaria, de que los países occidentales eran tacaños se hizo sentir, sobre todo en los Estados Unidos. En ese momento, la administración Bush apenas había prometido una miserable asistencia de 35 millones de dólares.

Si bien condenó el comentario de Egeland, Bush rápidamente multiplicó diez veces la ayuda prometida. Además, reclutó a los ex presidentes George Bush y Bill Clinton para que encabezaran un esfuerzo de recaudación de fondos privados.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/CvdNvah/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.