El triunfo de los impotentes

NUEVA YORK – Era principios de junio de 1989. Václav Havel había salido de la cárcel apenas unos días antes y, sin embargo, rebosaba de lo que ahora parece casi una certeza profética. Miles de sus compatriotas habían escrito cartas pidiendo su liberación en un momento en que mostrar solidaridad con el disidente más famoso de Checoslovaquia era un acto claro y peligroso de desobediencia civil.

“Nosotros los checoslovacos finalmente estamos encontrando nuestro arrojo”, dijo, como si percibiera la nueva disposición de su pueblo a confrontar a los guardianes de su Estado policiaco comunista. “Tarde o temprano, cometerán un error, tal vez golpeando a alguien. Entonces 40,000 personas llenarán la Plaza de Wenceslao.”

Cuatro meses después, en la semana siguiente a la caída del Muro de Berlín gracias al poder del pueblo, la revolución llegó a Praga. Los estudiantes organizaron un mitin en el cementerio de Vyšehrad, donde se encuentran lastumbas de Smetana y Dvořák, en una fortaleza que domina la ciudad. Mientras marchaban hacia la Plaza de Wenceslao con velas en las manos, la policía antidisturbios los interceptó y muchas personas –hombres, mujeres, niños- fueron brutalmente golpeadas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/QeSyey3/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.