Culpas Transatlánticas

Como si las recientes rencillas sobre Irak no fueran suficiente, las relaciones entre Estados Unidos y Europa se están envenenando poco a poco debido a políticas económicas divergentes. En efecto, las diferencias entre las estrategias económicas de ambos bandos están en el punto más alto en dos décadas.

A primera vista, la profundidad de esta "brecha entre políticas" parece sorpresiva. Las previsiones económicas para el resto del año y para 2004 han mejorado recientemente tanto en los EU como en Europa. Además, ambos se enfrentan a un reto similar: fomentar la recuperación económica. Pero las acciones (o falta de acciones) de sus gobiernos dan la impresión de que ninguno de los bandos se da cuenta de los problemas que el otro encara.

Cuando se adoptó el euro, la mayoría de los miembros de la UE (Alemania en particular) esperaban poder manejar sus políticas económicas con mayor autonomía y menor presión de los EU. Así, el marco actual en la zona del euro, con su mezcla única de política monetaria conjunta y responsabilidad nacional sobre la política fiscal, no se construyó para facilitar la coordinación macroeconómica con los EU.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/LysfElz/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.