La tragedia del Presidente Chen

El procurador de Taiwán ha acusado a la esposa del Presidente Chen Shui-bien por malversación de fondos públicos. Chen, como presidente en funciones, no puede ser acusado aunque el procurador diga que tiene evidencias para probar su culpabilidad. Pero el legado de Chen ya estaba hecho pedazos.

Chen puede continuar en su puesto hasta que termine su período en 2008 o podría renunciar ahora para dejar a su Vicepresidente y simpatizante del pro-independentista Partido Progresista Democrático (PPD) la reconstrucción para ganar las siguientes elecciones. Cualquiera que sea su decisión, el primer Presidente de Taiwán surgido del PPD pasará a la historia como un lamentable fracaso porque usó su administración para dividir a los ciudadanos de la isla como si sus oponentes políticos internos fueran los enemigos mortales de Taiwán.

La raíz de la muerte moral de Chen es algo que los griegos clásicos identificaron: hubris. La popularidad de Chen entre los seguidores de su partido, cuya devoción frecuentemente rayaba en el fundamentalismo, lo transformó de ser una persona con instintos democráticos profundos al caso típico de un hombre que considera el poder y sus prerrogativas como algo que le pertenece por derecho.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/hEBIDcq/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.