25

La amenaza de la amnesia alemana

BERLÍN – La situación de Europa es grave, muy grave. ¿Quién habría pensado que el Primer Ministro británico, David Cameron, haría un llamamiento a los gobiernos de la zona del euro para que se armaran de valor a fin de crear una unión fiscal (con un presupuesto y una política fiscal comunes y una deuda pública garantizada en común)? Y Cameron sostiene también que la única forma de detener la desintegración del euro una mayor integración política.

¡Un Primer Ministro británico conservador! La casa europea está ardiendo y Downing Street hace un llamamiento en pro de una reacción racional y resuelta por parte del cuerpo de bomberos.

Lamentablemente, el cuerpo de bomberos está dirigido por Alemania y su jefe es la Canciller Angela Merkel. A consecuencia de ello, Europa sigue intentando apagar el fuego con gasolina –la austeridad impuesta por Alemania–, con lo que, en tan sólo tres años, la crisis financiera de la zona del euro ha llegado a ser una crisis existencial europea.

No nos engañemos: si se desintegra el euro, lo mismo ocurrirá a la Unión Europea (la mayor economía del mundo), lo que desencadenará una crisis económica mundial que la mayoría de las personas vivas actualmente nunca han padecido. Europa está al borde del abismo y sin duda caerá en él, a no ser que Alemania –y Francia– cambien de rumbo.