0

El Talmud y la deuda griega

BUENOS AIRES – Hay dos formas de mirar la majestuosamente insostenible montaña de deuda soberana de Grecia. Hay, en primer lugar, una perspectiva pragmática y de corto plazo que se centra en asegurar algún tipo de reestructuración ordenada (posiblemente también para otros estados europeos vulnerables) sin detener el funcionamiento de la zona euro. Y, hay una perspectiva "moral", que se centra en la naturaleza de la deuda y en las consecuencias económicas a largo plazo en caso de que no se la honre.

Ninguna perspectiva está equivocada; por el contrario, el problema es cómo conciliarlas. De hecho, no conciliarlas, parece explicar por qué la respuesta oficial a la crisis de la deuda griega ha sido tan inadecuada.

En estas circunstancias, el Talmud, el antiquísimo libro de comentarios jurídicos judíos – y una de las fuentes más antiguas del pensamiento humano sobre moral y actividad económica  – podría ser el depositario de la clave. Un pasaje frecuentemente citado proporciona una perspectiva fresca, sin que sea precisamente nueva, sobre la deuda de Grecia y la mejor manera de abordarla.

El pasaje se refiere a las ventas, divorcios y ofrendas y especifica que estos actos son legalmente válidos sólo si una persona los realiza voluntariamente. No obstante, en determinadas circunstancias, los tribunales pueden obligar a una persona hasta que la misma diga, en los hechos, que sí está dispuesta a ello.