0

La "suequización" de Europa

En la Europa actual, el antisemitismo, el antisionismo y el antiamericanismo han creado vínculos entre si y se han vuelto aún más furibundos. Surgen de una especie de ceguera, combinada con una extraña mezcla de alejamiento, culpa y temor tanto hacia Israel como a EE.UU.

Millones de europeos se resisten a ver a Israel como un país que lucha por sobrevivir. Israel no se puede dar el lujo de perder una guerra fundamental, como ocurriría si el estado democrático judío llegase a su fin. Pero muchísimos europeos creen que algo anda fundamentalmente mal con los israelíes: nunca transan, y prefieren usar medios militares para solucionar problemas políticos.

Algo similar ocurre con la actitud europea hacia EE.UU. Miren a Europa, dicen muchos europeos: hemos erradicado las guerras, el peligroso nacionalismo y las dictaduras. Creamos una Unión Europea pacífica. No vamos a la guerra; negociamos. No agotamos nuestros recursos fabricando armas. El resto del planeta debería aprender de nosotros la manera de vivir juntos sin aterrorizarnos los unos a los otros.

Como sueco, toda mi vida he escuchado estos pacíficos alardes: que la Suecia neutral es una superpotencia moral. Ahora este fanfarronear se ha convertido en la ideología de la UE. Somos el continente moral. Llamemos a esto la "suequización" de Europa.