El Sumo y la Yakuza

OSAKA – Quizás ningún otro deporte se lleve a cabo tan religiosamente como la lucha de sumo. Antes de un combate, los árbitros (que además son sacerdotes Shinto) purifican las algas marinas, la sal y el sake. Los luchadores lavan sus rostros, bocas y axilas antes de ingresar al dohyo (cuadrilátero), en cuyas arenas sagradas no pueden ingresar hombres con zapatos ni mujeres. Antes del comienzo de un combate, los dos contrincantes levantan las manos para mostrar que no ocultan armas en los pliegues de su cinturón con aspecto de taparrabos.

Los dirigentes de la Asociación Japonesa de Sumo (JSA), luchadores retirados que rigen el deporte, se ven a sí mismos menos como administradores que como guardianes de una tradición sacra. Promueven a luchadores a los niveles más altos no sólo por su mérito bruto, sino según cuánta hinkaku (dignidad) piensan que poseen.

Esa dignidad se está desvaneciendo. Las acusaciones de combates arreglados, consumo de drogas, orgías y vínculos con mafiosos entre las principales estrellas de sumo han enfurecido al público japonés. De hecho, los círculos de sumo se enfrentan a una creciente pérdida de reputación pública que hace que muchos japoneses se pregunten si el país, tras 20 años de estancamiento, es realmente capaz de purificarse.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/51zztAL/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.