Chris Van Es

La lucha por Siria

EL CAIRO – Conforme aumenta la violencia en Siria, la parálisis de la comunidad internacional se ha vuelto cada vez más discordante. Pero el papel de las fuerzas regionales externas es casi tan importante a la hora de alimentar el derramamiento de sangre doméstico como lo que está sucediendo internamente. Si Siria pudiera liberarse de las influencias negativas de la política regional, un cambio genuino sin una violencia continua podría tornarse posible.

Siria necesita controlar su composición étnica y religiosa diversa, y definirse por una postura en el conflicto árabe-israelí. Pero eso resulta más difícil cuando los países vecinos están explotando la conformación heterogénea del país para perseguir sus propias agendas hegemónicas.

Siria, después de todo, se encuentra en el centro de fuerzas geopolíticas poderosas y antagonistas. Al este asoma Irán, con su anti-norteamericanismo, su retórica anti-occidental y sus vastas ambiciones regionales. Al sur se encuentra Arabia Saudita, con su larga amistad con Estados Unidos y su hostilidad inherente hacia la República Islámica de Irán. Y al norte está Turquía, un país pro-europeo, ampliamente secular y democrático que intenta ejercer influencia en todo el mundo árabe.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/SlOIOJO/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.