El cerebro sometido a tensión

NUEVA YORK – La tensión nerviosa contribuye al desencadenamiento de la enfermedad cardiovascular y de la depresión, entre otras afecciones, y no son sólo los mayores acontecimientos que provocan tensión los que hacen estragos en nuestro cuerpo, sino que, además, los numerosos conflictos y exigencias de la vida diaria intensifican y a veces alteran el funcionamiento de nuestros sistemas de reacción ante la tensión y causan un deterioro en el cuerpo y en el cerebro.

Esa carga de la tensión nerviosa crónica, llamada “carga alostática excesiva”, refleja no sólo las repercusiones de las experiencias vitales, sino también nuestra constitución genética. Además, los hábitos individuales –como, por ejemplo, la dieta, el ejercicio, la cantidad y la calidad del sueño y el uso indebido de substancias– desempeñan también un papel importante, como también las primeras experiencias de la vida, que establecen modalidades de comportamiento y reactividad fisiológica para toda la vida.

Hay tres categorías de tensión nerviosa:

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/9X2Z83o/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.