La epidemia oculta

La Décimocuarta Conferencia Internacional sobre el SIDA, celebrada el mes pasado en Barcelona, volvió a poner en primer plano la epidemia global de VIH, y con justificación. La ONU calcula que el número de afectados por el VIH/SIDA, que actualmente es de 40 millones, aumentará rápidamente en los próximos años, y que 25 millones de niños menores de 15 años perderán a uno o ambos padres por esta enfermedad para el 2010. Sin embargo, la persistente propagación del VIH está íntimamente ligada con el creciente resurgimiento de un asesino mucho más viejo.

La tuberculosis (TB) es una enfermedad que se transmite de la misma manera que la gripe común, a través de tos o estornudos, aunque es mucho menos contagiosa. No obstante, a diferencia de la gripe, los bacilos de la TB pueden sobrevivir en los pulmones durante años, rodeados por una pared "protectora" construída por el sistema inmunológico humano. Estas bacterias latentes se pueden activar cuando otros factores reducen la inmunidad del cuerpo a las infecciones. A esto se debe que, a lo largo de los siglos, las malas condiciones de vida, la desnutrición y la diabetes hayan acompañado siempre a los brotes de TB.

En los últimos veinte años, la propagación del VIH ha dejado muy atrás a esos cómplices históricos, impulsando las infecciones de TB a una tasa alarmante en todo el mundo: 8.7 millones de casos nuevos cada año y 2 millones de muertes. La gran mayoría de las muertes por TB se dan en el mundo en desarrollo (inducidas en gran medida por el VIH). En efecto, más del 25% de las muertes evitables en los países en desarrollo se deben a la TB. Dado que los grupos de edad jóvenes y económicamente productivos son los más afectados, el impacto total de la enfermedad es aún más devastador, pues condena a los países pobres a un enorme sufrimiento durante generaciones.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/WqOcq5g/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.