4

El secreto del éxito de Harvard

AHMEDABAD, INDIA – Ningún país domina alguna industria tanto como Estados Unidos domina la educación superior. Según el Ránking Académico de Universidades Mundiales de la Universidad de Shanghái Jiao-Tong, por ejemplo, 17 de las 20 mejores universidades del mundo son estadounidenses, y Harvard encabeza la lista por un margen sustancial.

La explicación tradicional para este fenómeno -la riqueza, la población numerosa, el generoso financiamiento para la investigación, la filantropía privada generalizada y la capacidad de atraer académicos de todo el mundo que tiene Estados Unidos- es incompleta. Si bien Estados Unidos hace alarde de ser la economía más grande del mundo, representa sólo una cuarta parte del PBI global, y posee aproximadamente una décima parte de la población del mundo. Por otra parte, su apoyo a la investigación no es único.

Es más, según la explicación aceptada, países grandes como Francia, Alemania, Japón y hasta China e India también deberían estar representados en la cima de los ránkings de universidades globales. Pero aparecen sólo escasamente y más abajo en esos ránkings, si es que aparecen.

De hecho, estos países carecen de una pieza fundamental del rompecabezas: el modelo innovador de gobernancia de Estados Unidos en materia de educación superior.