El lenguaje secreto de los banqueros centrales

"Si les doy la impresión de ser indebidamente claro", les dijo Alan Greenspan a sus amos políticos en el Congreso de Estados Unidos, "deben de haber malinterpretado lo que dije". Corría el año 1987 y el presidente recientemente confirmado de la Reserva Federal estaba refiriéndose a cómo había "aprendido a mascullar con una gran incoherencia" en los breves seis meses desde que "se había convertido en un banquero central".

Greenspan estaba profundamente convencido, en la práctica si no en la teoría -¿quién podría entender su teoría después de todo?- de que los banqueros centrales debían hablar en un dialecto opaco y enrevesado. En comparación, el oráculo en el consejo de Delfos al rey de Lidia -"Si atacan Persia, destruirán un gran reino"- es la claridad misma.

Existía un viejo argumento para el "Greenspanés": los votantes o los políticos o ambos son inherentemente cortos de vista y miopes. Siempre verían y querrían aprehender los beneficios de las tasas de interés más bajas y un poco más de presión de la demanda -más producción, más empleo, mayores salarios y mayores beneficios en el corto plazo-. Pero o no verían o serían cínicamente indiferentes a los problemas del estancamiento que inevitablemente vendrían después. La tarea del banco central, según el antecesor distante de Greenspan, William McChesney Martin, consistía en “retirar el recipiente de (bajas tasas de interés) antes de que la fiesta realmente se ponga buena”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/9Tct8q8/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.