0

La opción Sarkozy

PARIS – Desde el Cáucaso en agosto de 2008 hasta Oriente Medio en enero de 2009, ¿Francia, bajo la presidencia de Nicolas Sarkozy, intenta encarnar lo que podría llamarse ampquot;Occidente por omisiónampquot;, haciendo un uso máximo de la ventana de la oportunidad abierta por la transición presidencial de Estados Unidos?

¿O acaso Sarkozy simplemente intenta capitalizar su visibilidad global para reforzar su popularidad en casa, donde una mayoría de los ciudadanos franceses sigue respaldando el liderazgo diplomático de su presidente hiperactivo? A pesar de su intento fallido de orquestar un cese del fuego entre Israel y Hamas, ¿no estaba en lo correcto al intentarlo?

Para los franceses, la determinación de actuar de Sarkozy, a pesar de las probabilidades, parece muy superior al cinismo pasivo de aquellos que pregonan la abstención o se contentan a sí mismos con palabras vacías.

Más allá de su impacto en Oriente Medio, el intento fallido pero valiente de Sarkozy de actuar como intermediario representa una ventana interesante a los métodos y ambiciones en materia de política exterior de la Francia de hoy. Ya que el interrogante esencial respecto de la diplomacia al estilo Sarkozy es si refleja una estrategia bien definida, basada en una visión clara del mundo, o simplemente expresa un activismo astuto y pragmático que aplica un agudo instinto político doméstico al terreno de los asuntos exteriores.