El ascenso del Consenso de Beijing

BRUSELAS – La primera aparición del Presidente Barack Obama fuera de América del Norte –en Londres, Estrasburgo, Praga y Estambul- concentró la atención mundial. Pero lo que ese viaje notablemente no pudo hacer fue ocultar un hecho extraordinario: el ampquot;Consenso de Washingtonampquot; acerca de cómo se debería manejar la economía global es hoy cosa del pasado. La pregunta ahora es qué lo va a reemplazar.

Aunque a menudo se dice que China carece de ampquot;poder blandoampquot;, muchas de sus ideas sobre economía y gobierno están en ascenso. De hecho, en su búsqueda de la estabilidad económica nacional, la administración Obama claramente está dando pasos hacia el tipo de intervención gubernamental que China ha estado promoviendo en las últimas dos décadas.

En este modelo el gobierno, si bien no deja de beneficiarse del mercado internacional, retiene el poder sobre el ampquot;alto mandoampquot; de la economía, a través de un estricto control del sector financiero, políticas de adquisiciones gubernamentales restrictivas, orientación de la investigación y el desarrollo en el sector energético, y limitaciones selectivas a las importaciones de bienes y servicios. Todos estos factores no sólo son parte del paquete de rescate económico de China, sino también del plan de estímulo de Obama.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/xnKRLNK/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.