Paul Lachine

Amarrando el despertar árabe

LONDRES – La situación económica en los países del llamado despertar árabe se está deteriorando rápidamente. Egipto se está quedando sin efectivo -antes de los recientes préstamos de rescate, las reservas monetarias alcanzaban para menos de tres meses de importaciones- y los egipcios están acopiando combustible y alimentos para anticiparse a futuras escaseces. Los cortes de energía más frecuentes y más duraderos predicen un futuro peor en una economía que ya lidia con un desempleo masivo, una exclusión generalizada y bolsones profundos de pobreza.

La estabilidad macroeconómica de corto plazo es la prioridad inmediata en Egipto y los otros países del despertar árabe. En el mediano plazo, sin embargo, la viabilidad del orden actual está en juego -y no sólo en estos países, sino en todo el resto del norte de África y Oriente Medio.

Con tanto en juego, Majid Jafar de Crescent Petroleum, con sede en EAU, tenía razón de estar preocupado en el reciente Foro Económico Mundial sobre Oriente Medio y el Norte de África en el Mar Muerto. Su propuesta de un Plan de Estabilización Árabe, inspirado en el Plan Marshall posterior a 1945 en Europa occidental, es loable. El imperativo de una acción coordinada de gran escala es acuciante. ¿Pero acaso el Plan Marshall es el modelo correcto?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/clZOWUv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.