La revolución de los mulás

El fiasco de las elecciones en el Irán confirmó, al parecer, a los reformistas iraníes una conclusión a la que decenas de millones de ciudadanos iraníes llegaron hace tiempo: el gobierno islámico del país, tal como es en la actualidad, es incorregible. Lo que está por ver es si los iraníes comunes y corrientes creen ahora que los reformadores son también irredimibles.

Desde la elección del Presidente Mohamed Jatamí por una mayoría abrumadora en 1997, los reformadores iraníes han intentado (en vano) cambiar el sistema desde dentro. Al principio los iraníes estaban esperanzados, pero, después de años de esperar inútilmente, se sintieron impacientes. Ahora están descorazonados.

Se criticó acertadamente a los reformistas por carecer de unidad y determinación, pero la verdad es que su mayor impedimento fue una falta de autoridad constitucional. El poder en el Irán está en manos de la capa dirigente conservadora y no elegida, a saber, el Dirigente Supremo Ayatolá Jamenei y los doce miembros del Consejo Islámico de Guardianes, que no tienen la menor intención de abandonarlo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/dTIqAFc/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.