La rebelión de las clases de China que “twittean”

BEIJING --  La semana pasada, se concedió a Liu Xiaobo el premio Nobel de la Paz por su larga lucha no violenta en pro de los derechos humanos fundamentales en China. Dicho premio llega en un momento decisivo de la política china, pues puede pasar a ser un hito en la larga marcha de China hacia una mayor libertad.

Sin embargo, pocas voces han hablado del premio Nobel de la Paz. El departamento de propaganda del Gobierno ha ordenado a los más importantes medios de comunicación que impidan la difusión de la noticia al público en general imponiendo una censura estricta. De hecho, en el telediario nacional de las siete de la tarde de la CCTV, el que cuenta con el mayor auditorio, no se dijo ni palabra sobre Liu el día en que recibió el premio.

Pese a ese nuevo apagón de las noticias, la bitacorasfera y las microbitácoras estallaron después de que se anunciara que el galardonado era Liu. Por ejemplo, en la microbitácora de Sina, los participantes recurrieron a imágenes, eufemismos y caracteres ingleses o chinos tradicionales para eludir la censura.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/bypOft4/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.