0

Los rojos y los azules

El cambio de Condoleezza Rice por Colin Powell en la Secretaría de Estado de Estado de los EU demuestra que la reciente elección presidencial de ese país sigue teniendo fuertes repercusiones. Pero entender qué es lo que nos dice la elección sobre Estados Unidos es importante no sólo para los estadounidenses sino para el mundo.

La votación presidencial de este año es prueba de que la democracia estadounidense goza de buena salud, pero que algunas cosas podrían mejorar. Al contrario de lo que sucedió en las elecciones de 2000, cuando el Presidente Bush perdió la votación popular y apenas ganó la votación en el Colegio Electoral, esta vez triunfó por 3.5 millones de votos. Aunque algunos demócratas siguen resentidos, no se puede cuestionar seriamente la legitimidad de la victoria de Bush.

Los Estados Unidos siguen muy divididos en estados rojos (republicanos) y estados azules (demócratas). Si 100,000 votos hubieran sido distintos en el estado rojo de Ohio, John Kerry sería el presidente (aunque con votación popular minoritaria).

El Colegio Electoral se incluyó en la constitución de Estados Unidos para proteger a los estados pequeños en un sistema federal, pero ahora significa que las campañas políticas se centran principalmente en una docena de estados donde la opinión pública está muy dividida. A un nivel más fundamental, elegir presidentes sin una mayoría popular tiene algo de indecoroso. Por ello, es tiempo de celebrar un debate serio para enmendar la constitución a fin de abolir el Colegio Electoral.