La verdadera Larga Marcha

Todas las naciones tienen un mito fundador. Para la China comunista, es la Larga Marcha: historia equivalente a la de Moisés dirigiendo el éxodo de los israelitas desde Egipto. Yo me crié con ella.

Se puede exponer el mito sucintamente. El joven Partido Comunista y sus tres Ejércitos Rojos fueron expulsados de sus bases en el Sur a comienzos del decenio de 1930 por el gobierno nacionalista de Chiang Kaishek. Perseguidos y hostigados por sus enemigos, cruzaron altas montañas, ríos turbulentos y praderas intransitables, dirigidos por Mao de victoria en victoria. Al cabo de dos años y 15.000 kilómetros de aguante, valor y esperanza contra increíbles penalidades, los Ejércitos Rojos llegaron a la China nordoccidental. Sólo quedaba una quinta parte de los 200.000 soldados deshechos, destrozados, pero desafiantes. Un decenio después, contraatacaron, derrotaron a Chiang Kaishek y lanzaron la Nueva China de Mao.

¿Hasta qué punto responde a la realidad el mito fundador de China?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/7OGY3mY/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.