Las preguntas de Europa

En las semanas transcurridas desde que Francia y los Países Bajos rechazaron el propuesto Tratado Constitucional de la Unión Europea, los dirigentes de ésta han estado muy atareados señalándose con el dedo unos a otros o acusando a los ciudadanos franceses y holandeses de no entender la pregunta que se les había formulado, pero no ha surgido un estadista paneuropeo y ninguna institución europea importante ha tenido siquiera el valor de aportar su propio análisis de la situación actual y mucho menos proponer un plan estratégico para el futuro.

Cierto es que los ciudadanos franceses y holandeses no respondieron a la pregunta que supuestamente habían de responder. Su voto fue una protesta contra la mundialización, un rechazo del mundo contemporáneo, con sus distantes e incomprensibles mecanismos de gobierno. Como el movimiento antimundialización, se puede considerar el nuevo antieuropeísmo una petición de modelo europeo diferente: un “altereuropeísmo”.

Así, pues, la cuestión no es lo que Tony Blair, en su discurso inaugural ante el Parlamento Europeo, llamó una crisis de dirección. No ha surgido estadista alguno, porque la crisis es más profunda.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/0bl5K6f/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.