La peste de las transiciones

Resulta casi innecesario señalar que las dictaduras y la guerra son malas para la salud. Más de 20 millones de personas murieron de hambre durante el Gran Salto hacia Adelante de Mao; milones más perecieron bajo Lenin, Stalin y Hitler; Pol Pot asesinó a dos millones de camboyanos. No hay cifras disponibles acerca de los muertos a manos de los regímenes crueles que dirigen Burma, Afganistán y el Congo, pero con seguridad son enormes.

En los últimos diez años, más o menos, la paz y los frágiles inicios de la democracia han llegado a países atribulados como Sudáfrica, Mozambique, Rusia y otras naciones de la ex Unión Soviética. Millones de gentes obtuvieron derechos humanos y civiles esenciales. Ahora, para muchos la lucha principal consiste en encontrar un empleo decente para poder ganarse una vida digna.

Uno pensaría que la salud podría mejorar en los lugares que recientemente se han vuelto más democráticos. Sin embargo, no todo está bien en esos países. En muchos de ellos, la transición política y económica trajo padecimientos nuevos, tan terribles como los que vienen con la represión y la guerra.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/TGuhyeP/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.