Los peligros de atacar a Irán

En el invierno de 2002-03, los partidarios del cambio de régimen en Irak se mostraban optimistas acerca de la fase post-invasión de la guerra. Todo aquél que sugiriera que lo que ocurre hoy era un escenario probable era tildado de pro-Saddam, antiestadounidense, o ambas cosas. Sin embargo, una evaluación serena de las dificultades que había por delante habría ayudado a evitar muchos de los errores que han terminado por ser tan costosos en términos de vidas y recursos estadounidenses, por no mencionar el sufrimiento de los iraquíes.

Ahora algunas voces en Estados Unidos y otros lugares están proponiendo acciones militares contra Irán. De modo que es lógico preguntar: ¿cuáles son los escenarios realistas sobre las consecuencias de una intervención así? ¿Hay planes sobre cómo manejar la situación posterior al ataque?

Sin duda, quienes están dispuestos a atacar –ya sea solos o en una coalición- tienen una gama de opciones, desde bloqueos navales y aéreos hasta incursiones con objetivos definidos, sabotajes dentro del país, y un ataque masivo desde el exterior. Sin embargo, los iraníes también tienen cartas bajo la manga, algunas predecibles y otras que son comodines.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/dKsgP7N/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.