El pueblo versus Putin

Ayudé a seleccionar a Vladimir Putin para suceder a Boris Yeltsin, el primer presidente ruso electo democráticamente. Puesto que las estructuras de la KGB y la Mafia ahora gobiernan Rusia y manipulan su sistema judicial, se supone que Yeltsin quiso definir quién sería su sucesor para evitar procesamientos legales en el futuro. Pero quienes seleccionamos a Putin teníamos la misión de encontrar a una persona que continuase las reformas de Yeltsin, no alguien que lo escudara a él y a su familia.

De hecho, Yeltsin no tenía ningún temor y no buscó su supervivencia personal, sino la de la idea democrática que introdujo en Rusia. Sin embargo, ahora esa idea está amenazada debido al sucesor que escogió.

No niego mi responsabilidad por haber apoyado a Putin. No éramos amigos cercanos, pero trabajamos juntos en situaciones críticas, y nunca dudé de su sinceridad. Putin actúa guiado por sus convicciones. El problema es que éstas, incluida su creencia de que Rusia sólo puede prosperar si es gobernada por un poder originado en una sola fuente, son erróneas. Este gran error está llevando a Rusia a la ruina política.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/sikSOIB/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.