La otra mitad del proceso de paz

PRINCETON – Los funcionarios norteamericanos suelen invertir una enorme dosis de energía en destacar el “proceso” en el “proceso de paz” de Oriente Medio. Recién en los últimos 18 meses de un segundo mandato presidencial o después de un compromiso militar en Oriente Medio Estados Unidos empieza a preocuparse realmente por la “paz”.

Este patrón parece ser válido para la conferencia de paz de Oriente Medio patrocinada por Estados Unidos que se llevará a cabo la semana próxima en Annapolis, Maryland. Hoy hay algo distinto y es que, a diferencia de la Conferencia de Madrid después de la Guerra del Golfo liderada por Estados Unidos en 1991, el esfuerzo actual se produce después de una percibida derrota norteamericana en Irak.

Suponiendo que la administración Bush es seria en sus esfuerzos actuales, Estados Unidos debe tener un plan B en caso de que fracasen las conversaciones. Para los palestinos, la principal preocupación es evitar las repercusiones negativas en caso de que efectivamente fracasen. A diferencia del ex presidente Bill Clinton, que culpó a Yasser Arafat por el fracaso de las conversaciones de Camp David en 2000, la administración Bush debe cumplir con su compromiso de no señalar con el dedo o permitir que cualquiera de los bandos utilice el fracaso para fomentar sus objetivos estratégicos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/IPCEHE2/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.