Los Otros y Nosotros Mismos: ¿Es el Multiculturalismo Inherentemente Relativista?

Entender a "los otros" planteará el reto social más grande del siglo XXI. Los días en los que los "occidentales" podían considerar a su experiencia y a su cultura como la norma y a otras culturas nada más que como etapas tempranas del desarrollo de Occidente han terminado. Hoy en día, la mayor parte de Occidente percibe la arrogante presunción que se encuentra en el corazón de esa antigua creencia.

Tristemente, esta recién descubierta modestia, tan necesaria para entender a otras culturas y tradiciones, amenaza con desviarse hacia el relativismo y el cuestionamiento de la propia idea de la verdad de los asuntos humanos. Pues puede parecer imposible combinar la objetividad con el reconocimiento de las diferencias conceptuales fundamentales entre las culturas. Así, la apertura cultural plantea el riesgo de degradar la cotización de nuestros valores.

Para poder asir ese dilema, debemos entender el lugar de la cultura en la vida humana. La cultura, el autoentendimiento y el lenguaje median todo lo que identificamos como fundamental para una naturaleza humana común. A lo largo de la historia del ser humano, siempre y en todas partes, esas facultades básicas han demostrado una innovación extraordinaria e interminable.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/7xy9DkI/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.