El origen de la vida


Según la versión de la ciencia moderna del Génesis –menos colorida que la historia bíblica, pero no menos maravillosa- la Tierra nació, junto con el sol y otros planetas, en un torbellino de gases y polvo hace cerca de 4,5 mil millones de años, poco más de nueve mil millones de años después del Big Bang. Quinientos millones de años después, nuestro planeta se había recuperado lo suficiente de los remezones de su violento nacimiento como para volverse físicamente capaz de albergar vida. Después de menos de otros quinientos millones de años llegó a hacerlo, en la forma de una entidad denominada el último ancestro común universal (LUCA, por si sigla en inglés), que dio origen a través de la evolución a todas las criaturas vivientes conocidas, incluidos microbios de diferentes tipos, plantas, hongos, animales y seres humanos.

Los organismos primitivos surgieron de la materia sin vida en aguas probablemente calientes, sulfúricas, cargadas de metales y volcánicas. Esta improbable mezcla posiblemente fue "condimentada" con abundancia de pequeñas moléculas orgánicas, como aminoácidos, azúcares, bases de nitrógeno y otros componentes típicos de los constituyentes biológicos. Uno de los descubrimientos más asombrosos de las últimas décadas, revelado por la exploración del espacio cerca de los objetos celestes cercanos, y especialmente de los meteoritos caídos en la Tierra, es que muchos de los componentes químicos básicos de la vida se forman espontáneamente en todo el universo. La química orgánica, llamada así porque se creía que era exclusiva de los organismos vivos, ha resultado ser la más generalizada y banal de las químicas: la del carbono.

No se sabe en detalle cómo fue que esta "química cósmica" dio origen a las primeras células vivientes, pero el proceso se puede resumir en dos palabras. La primera es química , la esencia de la vida. Los seres vivos fabrican constantemente sus propios constituyentes a partir de pequeños componentes orgánicos e inorgánicos, con la ayuda de catalizadores llamados enzimas y de energía derivada de la luz solar, fuentes minerales y sustancias alimenticias creadas por otros organismos. Algo parecido ocurrió en el origen de la vida, pero por medio de otras vías, por la acción de catalizadores y fuentes de energía que están aún por identificar.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/hPAKtRV/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.