0

La crisis de órganos

LONDRES – El trasplante de órganos es uno de los logros más impresionantes de la medicina moderna. Ha llevado esperanza a millones de pacientes que sufrían de insuficiencia fatal de un órgano. Para muchos, los trasplantes han alargado su vida y la han mejorado.

Ha beneficiado a muchos profesionales e industrias también, al convertirse en una nueva fuente de orgullo, financiamiento y ganancias. Los que pagan su servicio de salud que luchan por contener los costos, también se encuentran entre los beneficiarios. El trasplante de riñón, por ejemplo, ha probado ser menos costoso que la diálisis.

Con todo, desde su creación, la medicina de trasplantes ha estado lidiando con un desequilibrio creciente entre la oferta y demanda de órganos. Para la mayoría de los interesados, las consecuencias a menudo terribles conducen a la aparición de un conjunto de soluciones, todas basadas en una estrategia general: si nos hacen falta órganos, entonces permitan ustedes obtener más.

Sin embargo, esta estrategia ha tenido un alto precio. Por un lado, ha dado lugar a algunas prácticas excepcionalmente corruptas, como el tráfico de órganos, el turismo de trasplantes y muchos otros horribles fenómenos asociados con el mercado negro de órganos. Por otro lado, ha sometido la ética de trasplantes a fuertes presiones.